in

10 defectos de una persona que podrían verse como cualidades

La mayoría de la gente piensa en sus características como «buenas» o «malas». Ser amable y humilde se considera bueno, mientras que ser perezoso o pesimista es malo. Pero a veces, algunos defectos pueden llevarte a cosas buenas, o incluso al éxito.

Hoy te presentamos 10 características que se consideran defectos, pero que pueden representar cualidades en determinados contextos.

1. Ser introvertido o tímido

La sociedad parece girar en torno a los extrovertidos, con bares para conocer gente, fiestas, y todo esto puede asustar a las personas introvertidas.

Muchas personas ven la timidez como una debilidad. Y es cierto que ser demasiado tímido puede hacer que se pierdan ciertas oportunidades, pero este rasgo también tiene sus puntos fuertes: las personas introvertidas y tímidas tienden a ser más reflexivas y observadoras que las extrovertidas, y también son mejores oyentes.

2. Estar obsesionado con las cosas

La obsesión puede ser peligrosa si no la controlas, dejando que afecte a tu sueño, tus relaciones o tu salud. Pero estar obsesionado con algo también puede ser motivador.

Pocas personas consiguen grandes cosas si no ponen toda su dedicación en ello. Por eso, estar obsesionado con algo, como la escritura, la música o una idea determinada, puede darte la fuerza necesaria para triunfar.

3. Ser terco y negarse a rendirse

Todos pasamos por dificultades, pero la diferencia entre las personas que tienen éxito y las que no estriba en cómo lo afrontan. Mientras que algunos se rinden en cuanto se topan con un obstáculo, las personas con éxito siguen fracasando y volviéndolo a intentar porque saben que eso les llevará a una recompensa final.

Thomas Edison necesitó muchos intentos antes de inventar la bombilla, y cuando le preguntaron al respecto dijo: «No fracasé. Acabo de encontrar 10.000 formas que no funcionan».

La gente puede mirar con extrañeza a alguien que nunca se rinde, pero esa es la mejor manera de superar los retos.

4. No tener una vida estable y ejemplar

Desde la infancia se nos lleva a seguir un camino concreto: ir a la escuela, a la universidad, trabajar horas al día, casarse, tener hijos y luego jubilarse. Y cuando alguien se sale de este patrón, al no querer un trabajo estable, o no tener familia, puede ser visto como perdido.

No tener una vida que siga los modelos sociales puede parecer extraño para algunos, pero ser el estilo perfecto para otra persona. Eso no la convierte en una persona equivocada o fracasada por no tener una casa o un trabajo muy remunerado, simplemente tiene otros objetivos en la vida.

5. Ser egoísta

Al tomar un camino diferente y ponerte a ti mismo en primer lugar, la gente puede molestarse contigo. Es posible que entristezcas a tu familia por querer mudarte de país, que termines una relación por un negocio o que seas mal visto por abandonar ese proyecto de empresa.

Por supuesto que no quieres hacer infeliz a la gente, pero es importante saber pensar en ti mismo, centrarte en tu vida y aprender a decir no cuando sea necesario para poder alcanzar tus propios objetivos.

6. Ser pesimista

Mucha gente se queja de los que son pesimistas, pero ser optimista pensando que todo irá bien sin tomar medidas cuando sea necesario es una muy mala opción.

Pensar en todo lo que podría salir mal le ayuda a planificar cualquier situación y evitar problemas. También te frustras menos si las cosas no funcionan. En otras palabras, mientras no te rindas por ello, un poco de pensamiento negativo puede ser algo bueno.

7. Ser más lento que la mayoría

¿La mayoría de la gente se apresura a hacer mil millones de cosas en un día, mientras que tú nunca puedes seguir ese ritmo? ¿O le parece que tarda mucho más en entender algo? Eso no es necesariamente tan malo.

Un movimiento más lento te permite hacer las cosas mejor, con más atención, y también te hace estar menos estresado. La cantidad no es mejor que la calidad, así que ser un poco lento puede tener beneficios al final de cada paso.

8. Ser desorganizado

Ser un poco desordenado no es un pecado mortal, pero mucha gente lo asocia con ser improductivo o relajado.

Sin embargo, las personas desorganizadas en su día a día pueden ser más propensas a la creatividad o a asumir riesgos sin miedo. La desorganización puede incluso inspirar, pero no dejes que el desorden se apodere de ti.

9. Distraerse fácilmente

Estar distraído puede dificultar la concentración en el trabajo, pero también puede ayudarte a ser más creativo. Cuando no estás concentrado, consideras una gama más amplia de información y piensas más allá de la caja.

Tanto la concentración como la distracción juegan un papel importante en nuestras vidas, por lo que el hecho de que te distraigas fácilmente no tiene por qué ser visto de forma tan negativa.

10. Ser perezoso

Por cada diez personas que trabajen duro, siempre va a haber una con pereza para hacer el trabajo, por lo que encontrará la manera de automatizar ese proceso. La pereza puede ser una buena causa de evolución, si se utiliza adecuadamente.

Si te da pereza algo, eso puede ser una motivación para hackear ese trabajo, acelerando los procesos para hacerlos más fáciles. Pero, por supuesto, para hacerlo tendrás que levantarte primero de la cama.

Así que, como podemos ver, algunos defectos pueden no ser tan malos como la mayoría de la gente piensa. Si sabemos equilibrar la forma en que nos afectan, podemos convertirlos en algo bueno en nuestras vidas.

Marina Rodriguez

Written by Marina Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quién es Shiva, el Gran Dios del Hinduismo

Que hacer para cuando no tienes nada que hacer