InicioHistoriaEl centenario de la divina Elizeth Cardoso: la batalla de una mujer...

El centenario de la divina Elizeth Cardoso: la batalla de una mujer por una carrera artística en los años 40

La divina Elizeth Cardoso (1920-1990) fue una mujer adelantada a su tiempo. La frase suena a tópico, pero nada era tópico en la personalidad de la primera dama del MPB. Criada con otros cinco hermanos, cuatro mujeres y un hombre, vio su vida restringida desde una edad temprana principalmente por su padre, que no le permitía tener muchas libertades que no estuvieran bien vistas por la sociedad a partir de una mujer joven y soltera. Nacido el 16 de julio de 1920, el cantante cumpliría 100 años este mes. Incluso tanto tiempo después de su muerte, sigue siendo recordada como una de nuestras mejores voces y una precursora en la lucha de las mujeres por el reconocimiento en la música. 

Elizeth fue descubierta a los 16 años por Jacob do Bandolim durante una fiesta de cumpleaños propia en la Rua do Rezende, en Lapa. El barrio, mal visto por la sociedad moralista de la época, no pudo ser mejor baluarte para el ascenso de alguien que construyó con su vida un modelo de resistencia femenina. La presencia de Jacob en la celebración se debió a la amistad que el artista tenía con el padre de Elizeth, también músico. Años más tarde, en 1958, el apodo de Divina se lo puso el periodista Haroldo Costa, que la llamó por su apodo en un texto para «A Última Hora» tras asistir a uno de sus espectáculos. Su nombre caló en los círculos artísticos y entre los críticos culturales del país por esa voz que conseguía ser potente y suave, erudita y popular, todo al mismo tiempo.

Elizeth Cardoso cantó por primera vez en público a los cinco años y comenzó su carrera a los 16.

Fue justo cuando su carrera empezó a despegar cuando Elizeth conoció a su primer novio, el futbolista Leônidas da Silva(1913-2004). La relación no fue aprobada por sus padres. No era bueno que una mujer joven, cantante y soltera siguiera volviendo a casa a altas horas de la noche o durmiendo en casa de su novio. ¡»Mi padre no quería (que saliera con ella)! Un día, me puso al teléfono para romper la cita con Leónidas con un palo de membrillo (en la mano). Me derrumbé, pero al día siguiente ya estaba en la calle Ubaldino do Amaral saliendo de nuevo con Leónidas«, contaba en una entrevista de 1981, al programa «Os Astros» de la EBC..La ruptura con el futbolista se produjo después de que Divina decidiera adoptar a un bebé que había encontrado abandonado en la calle. Al parecer, el jugador le dio un ultimátum para que eligiera entre él o la chica. Elizeth no sólo «eligió» a la niña, a la que llamó Tereza, sino que no dudó en registrarla como «madre soltera», un escándalo para la época. Poco después, conoció al músico Ari Valdez, con quien empezó a salir rápidamente y se mudó a su casa con su hija en seis meses. Todo, por supuesto, en contra de los deseos de sus padres. Elizeth y Ari tuvieron un hijo biológico, Paulo Cezar, y la cantante pasó años de la relación luchando contra los celos de su marido, que no aceptaba sus viajes de negocios y compromisos nocturnos, mientras que él ya la había engañado. 

Tenemos un poder muy grande y ha llegado el momento de demostrar que también somos alguien

A finales de los años 30, cuando se separó -todavía embarazada, según el biógrafo y periodista Sérgio Cabral-, Elizeth no quería nada para sí misma, aunque no tenía dinero para mantenerse a sí misma y a sus hijos. Para ganar algo de dinero, decidió aprender a conducir y se convirtió en taxista de noche en Río. Alternaba los días que actuaba con su trabajo de conductora. Mujer negra, cantante, taxista, trabajando de noche en los años 40. La divina no sólo era divina por su voz, sino por apoyar ideales y proyectos de vida totalmente inaceptables para la sociedad de la época. Más aún para las mujeres separadas y con hijos. Mientras ella trabajaba, sus hijos se quedaban con su madre. 

La carrera artística que se construyó en los años 40 no fue fácil. Abandonó la escuela a los 10 años y trabajó como vendedora de cigarrillos, estuvo empleada en una fábrica de ropa de piel e incluso probó suerte como peluquera. Con el trabajo que consiguió como cantante en Dancing Avenida, una casa de baile de Río de Janeiro, Elizete empezó a ganar 300 mil réis al mes. En su biografía de Ataulfo Alves, Cabral cuenta que la nueva ocupación le permitió cambiar la habitación en la que vivía en la Rua do Catete, en Río de Janeiro, con sus dos hijos y su madre, por una casa de dos habitaciones en Bonsucesso. Hasta entonces, era bailarina allí y ganaba dinero según el tiempo que pasaba bailando con los clientes. Sin embargo, según ella, fueron pocos los que la sacaron a bailar. 

«Tenemos un poder muy grande y ha llegado el momento de demostrar que también somos alguien, porque antes no había esa oportunidad. He luchado toda mi vida, desde los 10 años. Tuve muy poco tiempo para estudiar, mis padres se divorciaron, así que tuve que hacerme cargo, no tuve tiempo para estudiar porque empecé a trabajar a los 10 años. Tuve un pequeño café con un vendedor de cigarrillos y ese fue mi primer trabajo, mi primera experiencia. Después, hubo varios trabajos: fui a trabajar a una fábrica donde la gente pagaba 10 peniques por un plato de comida«, contó en una entrevista con Leda Nagle, en la celebración de sus 45 años de carrera. 

Lentamente, su carrera despegó. Elizeth se convirtió en la novia de la samba-canção, la misma cuerda que cantan voces como Dalva de Oliveira y Maysa, y abrió las puertas a Bossa Nova al grabar el LP «Canção do Amor Demais» en 1958, cantando composiciones de y Tom Jobim, con João Gilberto a la guitarra en dos temas. Entre ellos, el hito del movimiento, «Chega de Saudade«.  

Amante de la samba, del carnaval de la Portela, flamenguista con carné, Elizeth veía el título de divina con humildad. «Cuando me llaman divina por la calle, ni siquiera lo miro, hago como si no fuera yo porque en realidad me da un poco de vergüenza», bromeó con Leda Nagle. Fue la cantante estadounidense Sarah Vaughan (1924-1990) quien la convenció para que asumiera el título con propiedad

«Sarah Vaughn es muy buena amiga mía, sin que ella hable portugués y sin que yo hable inglés. Y un día supo que yo era «la divina brasileña», pero que me daba un poco de vergüenza (de que me llamaran así). Así que se dirigió a un intérprete y le dijo: «Dile esto: el adjetivo que nos pongan, sea el que sea, incluso puede ser una palabrota, tenemos que aceptarlo». En Estados Unidos, soy la divina americana. Por lo tanto, no dejaré que nadie me pase ese título. Seré yo quien muera. Por tanto, que sostenga esta divinidad con todas sus fuerzas y que permanezca con ella hasta el último día. Así que está bien, si es así, y lo sostengo. El americano allí y el brasileño aquíi», relató.  

La cantante estadounidense Sarah Vaughan, la «divina americana».

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments