InicioSignificados7 pecados capitales: qué son, en qué consisten y su significado

7 pecados capitales: qué son, en qué consisten y su significado

Los siete pecados capitales son, según la doctrina católica, los principales errores o vicios que dan lugar a las diversas acciones pecaminosas cometidas por las personas. En otras palabras, se puede decir que son la raíz de los pecados, los «líderes» de las malas acciones y los malos pensamientos. El término «capital» tiene su origen en la palabra latina caput, que significa «cabeza», «parte superior».

1. Soberbia

La soberbia puede definirse como orgullo excesivo. Es la tendencia a considerarnos mejores que los demás. El orgullo es el pecado de la persona extremadamente vanidosa, que piensa y actúa como si estuviera por encima de todos y de todo. Lo contrario del orgullo es la humildad.

Para los católicos, la soberbia es el pecado principal o raíz de todos los pecados, ya que forma parte del pecado original, descrito en el Génesis.

Dios prohibió a Adán y a Eva probar el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal. Pero el diablo tentó a Adán y a Eva, diciéndoles que si probaban el fruto serían como Dios, conociendo el bien y el mal. Al querer independizarse de Dios, Adán y Eva cometieron el pecado de desobediencia y orgullo.

Se pueden encontrar referencias al pecado de la soberbia en otros pasajes bíblicos, como este:

El Señor detesta a los orgullosos de corazón. Sin duda, serán castigados.
Proverbios 16:5

2. Avaricia

La avaricia, también llamada codicia, es el apego excesivo a las posesiones materiales y al dinero. La persona avariciosa es tacaña, es decir, no le gusta compartir lo que tiene y hace todo para tener siempre más. La codicia es lo contrario de la generosidad.

Hay muchos pasajes en la Biblia que se refieren a la avaricia. Una de ellas se encuentra en la Primera Epístola a Timoteo, escrita por el apóstol Pablo:

Los que quieren enriquecerse caen en la tentación, en las trampas y en muchos deseos incontrolados y perjudiciales, que llevan a los hombres a hundirse en la ruina y la destrucción, pues el amor al dinero es la raíz de todos los males. Algunas personas, por codiciar el dinero, se han alejado de la fe y se han atormentado con muchos sufrimientos.
1 Timoteo 6:9-10

3. Envidia

La envidia es la pena por el bien ajeno. La persona envidiosa es aquella que se siente mal por los logros de los demás, incapaz de alegrarse por ellos, como si la victoria de otro representara una pérdida personal. Lo contrario de la envidia es la caridad, el desprendimiento y la generosidad.

Hay muchos pasajes en la Biblia sobre la envidia, siendo uno de los más importantes aquel en el que se narra el primer asesinato (Génesis 4). En el Antiguo Testamento, leemos que Caín mató a su propio hermano porque Dios había apreciado más los sacrificios realizados por Abel. Así pues, según la Biblia, el vicio que está detrás del primer asesinato es la envidia.

En Pedro 2:1, hay una advertencia sobre la envidia:

Libertad, pues, de toda maldad y de todo engaño, de la hipocresía, de la envidia y de toda clase de malicia.
Pedro 2:1

Otra mención a la envidia se encuentra en Gálatas 5:26:

No seamos presuntuosos, provocándonos unos a otros y envidiándonos.
Gálatas 5:26

4. Ira

La ira, la rabia o la furia es una manifestación intensa de indignación que puede llevar a la agresión verbal o física. Lo contrario de la ira es la paciencia.

La ira humana es uno de los pecados capitales, y hay muchos pasajes bíblicos que abordan el vicio de la persona airada, iracunda o violenta. Esto se ve, por ejemplo, en Proverbios 15:18:

El hombre irritable provoca disensiones,
Pero el que es paciente calma una disputa.
Proverbios 15:18

En el Salmo 37:8 se lee un importante consejo dirigido a la persona irritable:

Deja la cólera, deja la ira; no te enfades; seguramente acabará mal.
Salmos 37:8

Pero también se habla mucho de la ira divina. Para los cristianos, es la reacción legítima de Dios contra el pecado, pero más grande que su ira es su amor, que perdona a los que se arrepienten.

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia.
Romanos 1:18

5. Lujuria

La lujuria es el pecado asociado a los deseos sexuales. Para los católicos, la lujuria tiene que ver con el abuso del sexo o la búsqueda excesiva del placer sexual. Lo contrario de la lujuria es la castidad.

De los pasajes bíblicos que tratan de este pecado, uno de los más incisivos es el de Gálatas 5:19:

Pues las obras de la carne son manifiestas, a saber: el adulterio, la fornicación, la impureza y la lascivia.
Gálatas 5:19

En Colosenses 3:5-6, hay otra referencia al pecado de la lujuria:

Haced morir vuestra naturaleza terrenal: la fornicación, la impureza, la pasión lasciva, el mal deseo y la codicia, que es idolatría;
Por estas cosas viene la ira de Dios [sobre los hijos de la desobediencia].
Colosenses 3:5-6

6. Gula

La gula es el pecado asociado al deseo de comer y beber de forma exagerada, más allá de las propias necesidades. Este es un pecado que tiene que ver con la pérdida de control sobre el propio cuerpo. Lo contrario de la gula es la moderación.

Casi todos los pecados están relacionados con la falta de moderación. En el caso de la gula, es el consumo excesivo de comida y bebida, al que se atribuyen los males físicos y espirituales, ya que la gula puede conducir a otros pecados, como la pereza. El pecado de la gula es una manifestación de la búsqueda de la felicidad en las cosas materiales.

En Proverbios 23:20-21, hay un consejo para los que quieren alejarse de la tentación de la gula:

No andes con los que se empapan de vino, ni con los que se atiborran de carne. Porque los borrachos y los glotones se empobrecerán, y la somnolencia los vestirá de harapos.
Proverbios 23:20-21

7. Pereza

La pereza es la falta de voluntad o de interés por las actividades que requieren algún esfuerzo, ya sea físico o intelectual. La pereza puede definirse como la falta de acción, la ausencia de impulso para el trabajo y otras tareas de nuestra vida diaria. Lo contrario de la pereza es el esfuerzo, la fuerza de voluntad, la acción.

Para los seguidores del catolicismo, el pecado de pereza tiene que ver con el rechazo voluntario del deber de trabajar (la búsqueda del pan de cada día), pero también está relacionado con la falta de entusiasmo por las prácticas devocionales y la búsqueda de la virtud.

Entre los pasajes bíblicos en los que se hace referencia a este pecado, destacan los siguientes:

El perezoso desea y no tiene nada, pero el deseo de los que se esfuerzan se cumplirá.
Proverbios 13:4

¡Mira a la hormiga, perezoso, reflexiona sobre sus caminos y sé sabio!
Proverbios 6:6

El hombre perezoso muere de anhelo y nunca pone sus manos en el trabajo.
Proverbios 21:25

El origen de los pecados capitales

El origen de los siete pecados está en una lista escrita por el monje cristiano Evagrio Póntico (345-399 d.C.) para enumerar los principales malos pensamientos que se interponen en la rutina de las prácticas religiosas. En lugar de siete, esta lista estaba compuesta por ocho pecados. Además de los conocidos en la actualidad, había dolor. No había envidia, sino vanagloria (vanidad).

Más tarde, esta lista fue traducida al latín, reescrita por el Papa Gregorio I (540-604 d.C.). Excluyó la pereza, añadió la envidia y eligió el orgullo como principal pecado.

En el siglo XIII, el fraile Tomás de Aquino (1225-1274) restauró la lista, incluyendo de nuevo la pereza en lugar de la tristeza. Los 7 pecados, tal como los conocemos hoy, se remontan a la lista de Tomás de Aquino.

Por lo tanto, está claro que, aunque están relacionados con el tema bíblico, los 7 pecados capitales no se nombran así ni se enumeran en la Biblia. Fueron creados tardíamente por la Iglesia Católica y asimilados por muchos cristianos.

Pero, ¿cuál sería la explicación religiosa del origen de los pecados en la vida de las personas? En Marcos 7:21-23, hay un pasaje que arroja luz sobre esta cuestión:

Porque de dentro, del corazón de las personas, salen los malos pensamientos, las inmoralidades sexuales, los robos, los asesinatos, los adulterios, la codicia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la blasfemia, la soberbia, la falta de juicio. Todos estos males provienen del interior y contaminan a la persona.
Marcos 7:21-23

 

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments