in

8 Curiosidades de Corea del Norte

Hay muchas cosas sobre Corea del Norte que el mundo no conoce, en gran parte debido al intenso control que el gobierno ejerce sobre sus ciudadanos y a la cautela de los extranjeros.

Sin embargo, gracias a las imágenes de satélite, a los ciudadanos de Corea del Norte que han huido a otros países y al pequeño número de personas que han conseguido visitar el país, podemos empezar a saber más sobre este misterioso lugar.

1. Están en el año 106, no en el 2018

Corea del Norte basa su calendario en la fecha de nacimiento de Kim Il-Sung: 15 de abril de 1912.

La razón por la que tienen un calendario diferente tiene que ver con la ideología que siguen, llamada «Juche», que significa «autosuficiencia» en coreano. Según Kim Il-Sung, la base de esta doctrina es que «rechazan la dependencia de los demás, utilizan su propio cerebro y creen en su propia fuerza», y tener un calendario diferente es solo una de las formas de mantenerse independientes del mundo. Como el año uno fue en 1912, ahora estarían en el año 106.

2. Sus elecciones solo tienen un candidato, el propio Kim Jong-un

Corea del Norte celebra sus elecciones cada 5 años, y curiosamente el 100% de los votos son para el joven dictador Kim Jong-un. La gran aceptación se debe a que el voto es obligatorio, y a que en las papeletas únicamente hay una opción para votar, que es a favor del líder actual.

A pesar de ello, según los medios de comunicación estatales, todos los votantes emitieron sus votos con gran felicidad y están encantados de poder expresar su voluntad. Esta votación también sirve para fines prácticos, ya que obligar al 100% de los norcoreanos a votar cada cinco años es una forma de que el gobierno mantenga cierto control de la población, identificando a los desertores y vigilando de cerca quiénes se presentarán a votar o no.

3. La capital, Pyongyang, está habitada únicamente por la élite

La capital de Corea del Norte, Pyongyang, es una ciudad reservada solamente a la élite de la población. Guardias armados patrullan las fronteras para impedir la entrada de las clases bajas y la mayoría de los residentes de Pyongyang viven en algo parecido al lujo en comparación con el resto del país.

Sin embargo, incluso los tres millones de ciudadanos de clase alta que viven allí no reciben electricidad más que una o dos horas al día. A veces, sobre todo en invierno, la electricidad se corta por completo mientras millones de personas intentan luchar contra las bajas temperaturas que pueden llegar a estar por debajo de los -17 C. Sin embargo, teniendo en cuenta que la mayoría de los hogares fuera de Pyongyang ni siquiera tienen electricidad, poder vivir en la capital es un gran privilegio. Pero, a pesar de los problemas con la electricidad, la ciudad de Pyongyang es sorprendentemente bella vista desde arriba, con sus edificios de color pastel y el río que la atraviesa. Uno de los pocos vídeos autorizados por el gobierno, realizado por los cineastas Rob Whitworth y J.T. Singh, nos ofrece una visión de la vida cotidiana en Pyongyang, incluyendo la vida diaria de los norcoreanos en el metro, dando vueltas a los monumentos históricos y visitando un parque de monopatines.

4. El transporte público es prácticamente gratuito

Los autobuses son el medio de transporte público más común en la capital de Corea del Norte, donde el acceso a los coches privados es escaso. Pyongyang tiene una amplia red de cobertura, y los billetes cuestan unos 5 won cada uno, menos de 0,02 céntimos, lo que hace que estos viajes sean prácticamente gratuitos.

Viajar en transporte público en Corea del Norte es también una forma de sumergirse en su cultura, ya que en sus estaciones suena una banda sonora de himnos patrióticos reproducidos por antiguos altavoces. Además, cada estación, nombrada con términos relacionados con su gobierno, cuenta con estatuas doradas de Kim Il Sung, murales detallados, placas de bronce que conmemoran las victorias militares norcoreanas y majestuosas lámparas de araña.

5. Tienen 3 generaciones de castigo

La ley norcoreana establece una política de «tres generaciones de castigo», lo que significa que si cometes un delito, tus hijos y nietos también asumirán la culpa de tus actos y serán castigados en consecuencia. Esto hace que la gente pase toda su vida dentro de los campos de trabajo, donde se envía a los individuos que cometen crímenes contra su país, junto con toda su familia.

Uno de los peores delitos que puede cometer un norcoreano es intentar salir de Corea del Norte, lo que puede justificar su ejecución inmediata o una condena prolongada en uno de los campos de trabajo. Criticar al gobierno, no importa a qué nivel, también se considera un acto de traición, y conocer otras culturas puede merecer la pena de muerte.

6. El cannabis no está prohibido en el país

A pesar de las diversas leyes contradictorias y estrictas que rigen en Corea del Norte, el consumo y el comercio de cannabis no parecen ser un problema para el país.

Según varios informes de desertores, visitantes y expertos, Corea del Norte no tiene ninguna ley contra la venta y el consumo de esta hierba. Un informe de Open Radio, una organización no gubernamental estadounidense con sede en Seúl, citó a una fuente norcoreana diciendo que el régimen de Kim Jong Un no considera la marihuana una droga, y que la planta crece libremente en todo el país.

7. Hay una falsa ciudad fronteriza

Dentro de la zona desmilitarizada que separa a Corea del Norte y del Sur hay dos ciudades, una a cada lado de la frontera. Construido en la década de 1950 tras el alto el fuego de la Guerra de Corea, el pueblo norteño de Kijong-dong tiene edificios de varios pisos que albergan a 200 familias que pasan sus días trabajando en las granjas, yendo a la escuela y viviendo felizmente. Al menos, esa es la historia oficial contada por el gobierno norcoreano.

En realidad, Kijong-dong es una ciudad falsa y deshabitada construida para mostrar el supuesto éxito económico de Corea del Norte y atraer a los desertores del sur. Pero si te fijas bien, puedes ver que los edificios residenciales no tienen cristales en las ventanas, y las luces eléctricas funcionan con un temporizador automático. Las únicas personas a la vista son los trabajadores de mantenimiento, que son enviados a barrer las calles y dar la impresión de actividad en la ciudad.

8. Solo tienen 4 canales de televisión

Y además del escaso número de canales, dos de ellos solo están disponibles los fines de semana. Por esta razón, las telenovelas surcoreanas se encuentran entre los artículos de contrabando más populares del país.

Los cuatro canales disponibles son de propiedad estatal, y de ellos solo la «Televisión Central de Corea» se emite al exterior. Otros dos canales tienen fines educativos y el más reciente, lanzado en 2015, es un canal de deportes.

Marina Rodriguez

Written by Marina Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Amon Ra

Amón: el dios más misterioso y poderoso del Antiguo Egipto

Descubre las 10 piedras preciosas más valiosas del mundo