Acoso laboral. Cómo identificarlo y tratarlo

El acoso en el lugar de trabajo es muy común. Como las víctimas a menudo no están seguras de lo que se considera acoso y de lo que deben hacer cuando son acosadas, a menudo no se denuncia y sigue siendo un problema. El acoso en el lugar de trabajo puede arruinar un gran trabajo y convertir una empresa en un ambiente tóxico e improductivo.

El acoso en el lugar de trabajo, ya sea en persona u online, es un problema que afecta a un gran número de empresas, tanto grandes como pequeñas. Si bien los tipos de acoso más básicos son verbales y psicológicos, también existen formas más graves, como el acoso físico y sexual.

Todos los tipos de acoso en el lugar de trabajo son ilegales y no sólo afectan a la productividad, la comodidad y la seguridad de un empleado en el trabajo, sino que ponen a la empresa en una situación de riesgo desde el punto de vista legal.

Identificar el acoso


El acoso en el lugar de trabajo puede o no incluir pruebas físicas. Entender lo que le está pasando puede ayudar cuando se aborda el tema. La conducta ofensiva puede incluir, entre otras cosas, bromas ofensivas, calumnias, insultos o calificativos, agresiones físicas o amenazas, intimidación, ridiculización o burla, insultos o humillaciones, objetos o imágenes ofensivas e intromisión en el desempeño del trabajo.

El acoso también se produce en diversas circunstancias, como por ejemplo:

  • El acosador puede ser el supervisor de la víctima, un supervisor de otro sector, un representante del empresario, un compañero de trabajo o un no empleado.
  • La víctima no tiene por qué ser la persona acosada, pero puede ser cualquier persona afectada por la conducta ofensiva.
  • El acoso ilícito puede producirse sin que la víctima sufra un perjuicio económico o sea despedida.

Acoso verbal

El acoso verbal puede ser una batalla continua de destrucción que puede amenazar la salud y la carrera. Consiste en comentarios degradantes, gestos ofensivos y críticas injustificadas. Puede implicar insultos, calumnias, «chistes» no deseados y comentarios hirientes.

El acoso verbal puede ser difícil de reconocer y a menudo es un área gris, ya que es una forma no física de violencia.

Puntos clave
A menudo, gritar, maldecir o hacer comentarios o bromas inapropiadas sobre un compañero de trabajo se considera un caso de conflicto de personalidad y no de acoso, incluso cuando tal comportamiento puede tener un impacto psicológico negativo en la víctima y dar lugar a resultados como la depresión, la hipertensión arterial o la ansiedad

Acoso psicológico

El acoso psicológico es similar al acoso verbal, pero es encubierto y consiste en tácticas de exclusión, como la retención de información. Estas acciones tienen el propósito de quebrantar mentalmente a la víctima, minar su autoestima y socavarla deliberadamente.

Puntos clave
Comportamientos como atribuirse el mérito de los logros de alguien, hacer demandas imposibles, imponer plazos excesivos a un empleado en particular, exigir constantemente a un empleado que realice tareas degradantes que están fuera de su ámbito de trabajo, u oponerse persistentemente a todo lo que alguien dice puede no parecer acoso, pero puede ser una forma de intimidación psicológica deliberada

Acoso digital (ciberbullying)


Aunque el acoso electrónico sea online, puede ser tan perjudicial como el acoso en persona. Es la forma más reciente de acoso y se produce en muchos canales de Internet.

El acoso digital incluye la publicación de amenazas o comentarios degradantes en los medios sociales, la creación de una persona falsa para acosar a alguien online, la creación de una página web sobre la víctima para burlarse de ella y menospreciarla y la realización de falsas acusaciones.

La gente tiende a ser más valiente, lo cual, desafortunadamente, incluye ser más malo, detrás de una pantalla.

Puntos clave
Las buenas noticias sobre el acoso online: Es documentable y fácil de probar. Esto ayuda mucho a reportarlo y probarlo

Acoso físico

El acoso físico en el lugar de trabajo puede variar en grados. Estos pueden incluir simples gestos no deseados como tocar la ropa, el pelo, la cara o la piel de un empleado; o pueden ser gestos más graves como la agresión física, las amenazas de violencia y el daño a la propiedad personal.

Debido a la variación de los grados de acoso físico, a veces puede ser difícil de identificar.

Puntos clave
Incluso si no se produce un daño físico grave, puede considerarse acoso. Si una situación se vuelve violenta, los empleados deben llamar al 091 de inmediato y evitar intervenir en la situación

Acoso sexual

El acoso sexual es una infracción grave y es más común de lo que se piensa. Según una reciente encuesta de ZipRecruiter, el 40 por ciento de las encuestadas y el 14 por ciento de los encuestados han sufrido acoso sexual en el lugar de trabajo. Es un delito frecuente y no es exclusivo de las mujeres. Una persona de cualquier género puede ser el agresor o la víctima del acoso sexual.

El acoso sexual incluye insinuaciones sexuales no deseadas, como tocamientos inapropiados, bromas sexuales, enviar mensajes sexuales o solicitar favores sexuales, a cambio de un ascenso o seguridad laboral. Aunque definir el acoso sexual puede parecer sencillo, no siempre es tan obvio.

Esto crea un área gris que facilita a los perpetradores salirse con la suya. Muchas víctimas no quieren llamar la atención, así que se lo guardan para sí mismas pensando que mejorará. Algunas víctimas están muy preocupadas por las represalias, incluyendo la pérdida del trabajo, si denuncian el acoso. Sin embargo, si alguien está creando un ambiente de trabajo hostil y haciendo que se sienta incómodo, se debe denunciar.

Puntos clave
La mayoría de las veces se enmascara con suaves bromas, comentarios inofensivos que van acompañados de gestos o tonos sexuales, o declaraciones incómodas pero aparentemente inocuas que retratan a las personas de un determinado género (generalmente mujeres) de forma negativa

Informar sobre el acoso

Los departamentos de recursos humanos tienen como finalidad ayudar a los empleados, especialmente a los que se encuentran en situaciones graves en las que se sienten incómodos o en peligro. La falta de pruebas físicas no debería disuadir a una víctima de presentar una denuncia y, de hecho, la mayoría de las quejas o reclamaciones carecen de pruebas físicas.

Cuando se trata de acoso en el lugar de trabajo, hay algunos comportamientos a evitar. Lo más importante es evitar las represalias, ya que éstas pueden agravar el problema.

Además, evita quejarte con tus compañeros de trabajo. Tus colegas no tienen mucho poder para cambiar algo.

Por último, no te quedes callado sobre el acoso. Mantenerse callado no hará que el comportamiento del agresor desaparezca. Todos los incidentes de acoso deben ser denunciados, y todas las quejas deben ser investigadas a fondo.

Fuentes:

  1. http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.733.8716&rep=rep1&type=pdf
  2. https://psycnet.apa.org/record/1999-11785-016

Deja un comentario

Anterior

9 tipos o estilos de liderazgo

Los 3 tipos de chinches que existen

Siguiente