in

Amón: el dios más misterioso y poderoso del Antiguo Egipto

Amon Ra

Entre los dioses egipcios, uno de los más importantes y más conocidos hasta hoy es Amón, cuyo nombre significa «El Oculto», «El Invisible». Debido a este carácter indefinido, Amón puede considerarse el más misterioso de los dioses egipcios. Se le representaba de diversas formas, ya sea como carnero o como hombre. A veces como un hombre con cabeza de carnero.

Amón, al principio, era un dios de culto local. Pero su culto fue ganando importancia con el tiempo. Asociado a Ra, dios del sol, se convirtió en Amón-Ra, el «Rey de los Dioses», patrón de la ciudad de Tebas y la deidad más poderosa de todo el Antiguo Egipto.

El significado de la palabra Amón

En general, los dioses del panteón egipcio representan cosas más definidas, como el conocimiento (Thot) o la maternidad (Hator), Amón era el dios de la elusión. Su nombre significa «lo oculto», es decir, lo que no puede definirse y que no tiene una forma tangible, por lo que se asoció con el aire y el viento. Amón representaba la naturaleza misteriosa de la vida misma.

Ahora bien, si algo es tan misterioso que escapa a la definición, podemos entenderlo de diferentes maneras. Este aspecto maleable del dios Amón le permitió unirse a otros dioses, incorporando sus atributos. La asociación entre dioses no es un fenómeno extraño en la historia de las mitologías.

Cómo Amón se convirtió en la deidad principal de los egipcios

Al principio, el dios Amón era un dios local. Era adorado en la ciudad de Tebas junto con su versión femenina, Amonet. Ambos forman parte de la Ogdoad, el panteón de dioses egipcios que existía incluso antes de que se formara el mundo. Parte de este panteón original es el dios Ra, creador del mundo.

Hacia el año 3000 a.C., Amón no gozaba de una preferencia especial por parte de los tebanos. Al parecer, el culto a Amón cobró importancia tras la victoria de Amosis I contra los hicsos, que habían invadido y tomado el control del Bajo Egipto. El faraón Amosis I fue el responsable de reconstituir la unidad del Imperio egipcio en el año 1580 a.C.

El faraón atribuyó la importante victoria sobre los hicsos a las ayudas divinas de Amón. Durante el Imperio Nuevo (que duró de 1580 a.C. a 525 a.C.), Amón conoció su apogeo.

Conoce a Amón-Ra, el «Rey de los Dioses

Ningún otro dios egipcio era tan poderoso como Amón-Ra, considerado una especie de faraón divino. Era el dios más importante de la religión egipcia y en su honor se erigieron varios monumentos lujosos, como el famoso templo de Karnak, el mayor santuario jamás construido para una deidad egipcia.

Cómo apareció Amón-Ra

Fue al principio del Imperio Nuevo cuando Amón se asoció con Ra. Las cualidades del dios solar Ra fueron incorporadas por el dios «oculto». Así surgió Amón-Ra, un dios tan poderoso que pronto se convirtió en la deidad más popular del Antiguo Egipto.

Con el paso de los años, el culto a Amón-Ra se hizo tan fuerte que este dios destacó por encima de los demás. Bajo el reinado del faraón Akenatón (1352-1336 a.C.), el antiguo Egipto conoció algo que puede compararse con una religión monoteísta, cuando el faraón llegó a prohibir el culto a otros dioses en favor de Amón-Ra.

Los poderes de Amón-Ra

Son innumerables los poderes que el indefinible Amón ha incorporado a lo largo de los años. Veamos todas las facetas de Amón-Ra, según Joshua J. Mark, editor de la Enciclopedia de Historia Antigua:

  • Dios del Sol: recordemos que Ra es una deidad solar. El Sol es un elemento creador, ya que es el responsable de dar la vida.
  • Dios creador: no solo era conocido como el dios que creó el mundo, sino que se creó a sí mismo. Uno de sus epítetos era «Amon-Ra, el Autocreador».
  • Dios de la fertilidad: un dios creador, como Amón-Ra, es automáticamente una deidad vinculada a la fertilidad.
  • Dios de la guerra: al igual que Ra, Amón también absorbió el poder de la guerra del antiguo dios Montu. Debido a esta creencia, a menudo se invocaba a Amón-Ra durante las batallas.
    Dios omnipresente y terrenal: Otro hecho interesante sobre Amón-Ra, según la creencia, es que este dios, a diferencia de otras deidades, estaba presente aquí y ahora. No había distancia entre Amón-Ra y el mundo de los hombres. Como el viento, Amón-Ra estaba en todas partes.
Marina Rodriguez

Written by Marina Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Que hacer para cuando no tienes nada que hacer

8 Curiosidades de Corea del Norte