Aprender a distancia durante la crisis mundial

Debido a la pandemia que azota a la población mundial la mayoría de los colegios del mundo tuvieron que cambiar la forma de enseñar a sus alumnos. Este cambio del aprendizaje se dio de una manera imponente cuando covid-19 obligo a las escuelas a quedar completamente vacías.

Sin embargo, el aprendizaje a distancia por medio del internet no fue la experiencia que realmente se esperaba. Esto se debió  a que los maestros no cuentan con la capacitación suficiente para impartir aprendizaje de manera distante y en línea.  De hecho, hay que tomar en cuenta que enseñar de forma remota no es tan sencillo como enviar paquetes u observar vídeos en Youtube.

La equidad como primera regla

Para educar a distancia se necesitan un conjunto de habilidades que deben poseer tanto los educadores, como los alumnos y también sus padres.  De esta forma, la equidad es uno de los factores principales que afecta el aprendizaje.

En primer lugar, una educación a distancia no tiene por qué ser en línea, ya que un porcentaje de hogares no tienen acceso a internet.  De hecho, un estudio demostró que alrededor de un 18% de las familias de Estados Unidos no posee conexión a internet. Mientras que, un porcentaje mayor al 10% no cuenta con un computador y otros poseen un solo dispositivo para varios niños.

Dentro de las sugerencias que se realizan para mantener la equidad y que todos los alumnos puedan tener la oportunidad de ser atendidos se maneja el uso de la correspondencia.  Por otra parte, una compañía que sirve tecnológicamente a algunas escuelas considera que los maestros deben considerar a los que poseen menos recursos.

Innovar adaptándose a las tecnologías

Toney Jackson, una educadora de cuarto grado de Nueva Jersey, adapto las tecnologías disponibles para podemos enseñar a sus alumnos.  Por lo tanto, esta maestra empezó a crear contenido mediante vídeos, para consolidarse como la creadora favorita de sus estudiantes. Por lo tanto, para la adaptación  y el uso correcto de las tecnologías, los maestros deben capacitarse,  incentivar e innovar. Es así como conseguirán enseñar en medio de la crisis mundial.