InicioSaludFamilias tóxicas: qué hacer si formas parte de una

Familias tóxicas: qué hacer si formas parte de una

La convivencia familiar no siempre es fácil, más aún si la dinámica está marcada por relaciones tóxicas. Aprende a identificar y bloquear este tipo de dinámica para evitar problemas.

Seguro que has oído hablar de las personas tóxicas, que provocan sufrimiento emocional y una serie de problemas debido a sus patrones de comportamiento. ¿Pero qué pasa cuando esta persona tóxica está dentro de tu familia? ¿Cómo puedes identificar y librarte de los efectos nocivos de esta convivencia?
El primer factor de complicación es el hecho de que no se puede elegir la familia. Si las amistades y las relaciones colegiales son completamente opcionales, es decir, cuando te encuentras con una persona tóxica puedes decidir fácilmente no mantener el contacto, con la familia es un poco diferente. El vínculo que nos une a los padres, a los hermanos e incluso a los tíos y primos es más complejo, ya que se supone que dura para siempre.

Sin embargo, es importante entender que hay una serie de consecuencias al permitir que la convivencia dentro de una familia tóxica se establezca y gane fuerza. Los problemas psicológicos, como la ansiedad, el estrés y la depresión, suelen ser los primeros en manifestarse. También es posible que se desencadenen trastornos de la personalidad, además de crear dependencia emocional, sentimientos de inferioridad, baja autoestima y dificultad para resolver conflictos.

¿Cómo identificar una familia tóxica?

Para que una familia se considere tóxica, al menos uno de estos factores puede identificarse en la convivencia habitual de sus miembros:

    1. Problemas de comunicación: la comunicación destaca por su absoluta ausencia. Cada miembro de la familia funciona como un órgano independiente, que simplemente comparte espacios comunes. Suelen ser autosuficientes, pero carecen de vínculos afectivos.
    2. Manipulación emocional: para conseguir atención y afecto, se suele recurrir al chantaje emocional, a las mentiras «piadosas» y a la manipulación.
    3. Distanciamiento emocional: son los casos en los que los padres nunca llegaron a satisfacer las necesidades afectivas básicas de sus hijos. Nunca faltaron los alimentos ni los caprichos, sin embargo la relación afectiva fue siempre fría, sin abrazos, besos ni otros gestos de comprensión, apoyo y afecto. Los niños crecen sin una figura referente de afecto y esto afecta a su visión de sí mismos como niños y personas.
    4. Conflictos constantes: la falta de respeto entre los miembros de la familia es muy común, incluyendo episodios de violencia verbal y/o física.
    5. Intercambio de roles: son ocasiones como cuando los padres son más inmaduros que sus hijos, y éstos se ven obligados a asumir los roles de los padres, por ejemplo. O cuando se da un caso típico de triangulación, es decir, uno de los hijos acaba actuando como padre, con el apoyo del progenitor, dejando de lado su papel natural, que es el de hijo.

¿Cómo bloquear las relaciones tóxicas en la familia?

El primer paso es siempre ser consciente de que formas parte de una familia tóxica. Cuando esto ocurre, es muy recomendable buscar el apoyo de un psicólogo especializado en dinámica familiar. Podrá ayudarte a abordar tanto tus conflictos familiares como a mejorar tu papel dentro de este núcleo siendo más coherente con tus deseos y necesidades.

También es importante que analices y replantees tu propio comportamiento, ya que parte de la responsabilidad de las dinámicas tóxicas puede ser tuya. Algunos puntos que te ayudan a minimizar las posibles malas posturas son

    • Tener empatía
    • Respeta la intimidad y el espacio de cada persona en la relación familiar
    • Piensa siempre antes de opinar o comentar, para evitar decir algo de lo que te puedas arrepentir
    • Ten paciencia
    • Evita actuar impulsivamente
    • Ser asertivo

En los momentos oportunos, puede ser útil sugerir a los miembros de la familia que busquen un acompañamiento psicológico individual o incluso grupal, para obtener identificaciones más claras de los comportamientos familiares destructivos, así como obtener una mirada imparcial y experta desde fuera de la familia, para construir nuevas posibilidades, en cuanto a cómo relacionarse como familia.

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments