La Fiscalía no ve delito en la gestión del Gobierno con la pandemia

Se dio a conocer que, la Fiscalía del Tribunal Supremo no ve delito alguno en la manera en la que actúa y ha gestionado el Gobierno el tema de la pandemia. Todo ello lo dio a entender en un informe de 300 páginas que ha sido remitido a la Sala Segunda de lo Penal, con la finalidad de inadmitir más de una docena de querellas. Entre ellas se presentaron a varios miembros del Gobierno como los autores de prevaricación, homicidio imprudente y riesgos laborales.

Prevaricación por omisión y por acción

El delito más mencionado en las querellas es el referido a la prevaricación por omisión. Allí se afirma y asegura que el Gobierno no tomó las medidas idóneas o acordes a la situación. Sin embargo, la Fiscalía dejó claro que el ejecutivo instauró el estado de emergencia el pasado 14 de marzo sin que ningún otro estado lo instara a hacerlo.

De igual manera, se encuentra el delito de prevaricación por acción. Donde se asegura que las medidas en algún punto colocaron a las personas en riesgo inminente frente a la pandemia. Claramente, este delito tampoco fue comprobado. Pues no existieron presupuestos u elementos de convicción suficientes para darle inicio a una investigación judicial.

Riesgos labores y material defectuoso

Junto a los delitos anteriormente mencionados, se encuentra el de los riesgos laborales, a pesar de que fueron varios los profesionales a los que se hicieron referencia. Es claro que, prevalecen dos sectores, en primer lugar el sanitario y en segundo lugar el policial. Ambos expresan la falta de materiales y el riesgo que corren durante las jornadas laborales.

En este sentido la Fiscalía del Tribunal Supremo se ha pronunciado, aclarando que, si bien es cierto dentro del sector policial hace falta más control y dentro del sanitario el Gobierno no ha logrado una gestión completa. Esto no constituye siquiera un indicio para considerarlo como un delito.

Por otra parte, se hace referencia al material defectuoso, no solo como otro de los puntos de la querella, sino como uno adjunto al delito de prevaricación por omisión y por acción y a los riesgos laborales.

Debido a que, allí se asegura que todos los materiales, desde los tests de diagnóstico hasta las mascarillas no cumplían con las políticas de salubridad.

Las conductas individuales

Además de inadmitir de manera clara cada uno de los delitos por los cuales se pretendía abrir una investigación a miembros del Gobierno. Las querellas también fueron inadmitidas por la Fiscalía del Tribunal Superior, ya que, no expresaba de forma clara la conducta de forma individual. Por tanto incumplían con el principio de culpabilidad, porque no puede culparse una conducta objetiva a todo el gabinete de Gobierno.

A pesar de que todas se inadmitieron, en caso de que existan nuevos elementos de convicción y se establezcan las conductas individuales. Es posible que haya lugar a investigaciones a miembros del Gobierno.