InicioSignificadosLa danza: qué es, tipos e historia

La danza: qué es, tipos e historia

Danza es el arte de mover expresivamente el cuerpo siguiendo movimientos rítmicos, generalmente al son de la música.

La danza se practica desde la prehistoria, por lo que se suele decir que es una expresión cultural que ha acompañado a la humanidad desde sus inicios. Se considera la más completa de las artes, ya que incluye elementos artísticos como la música, el teatro, la pintura y la escultura, y es capaz de expresar tanto las emociones más simples como las más fuertes.

El significado de la danza va más allá de la expresión artística. Puede considerarse como un medio para adquirir conocimientos, como una opción de ocio, una fuente de placer, el desarrollo de la creatividad y una importante forma de comunicación. A través de la danza, una persona puede expresar su estado de ánimo. La danza puede ir acompañada de instrumentos de percusión o melódicos, o incluso de la lectura de diferentes textos.

La danza ha tenido una gran influencia en las sociedades a lo largo de los tiempos. Como medio de socialización y difusión de la cultura, ha proporcionado al mundo el conocimiento de la diversidad cultural de los distintos pueblos del mundo, especialmente a través de las danzas folclóricas.

Tipos de danza

Hay muchos tipos diferentes de danza, que se han practicado en diversas épocas de la historia y en todos los lugares del mundo. Por lo tanto, es prácticamente imposible hablar de todos ellos. Vamos a enumerar algunas de las danzas más conocidas y practicadas actualmente:

  1. Ballet: se originó en el siglo XVI, durante el Renacimiento, y ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo del tiempo. Hoy en día, existen muchos estilos de ballet, entre los que se encuentran el clásico y el contemporáneo.
  2. Danza contemporánea: surgida en los años 60, la danza contemporánea es hoy una de las más practicadas y estudiadas por los profesionales de la danza. Se caracteriza por la mezcla de estilos y la improvisación.
  3. Jazz: popularizado en Estados Unidos a principios del siglo XX, el jazz es el resultado de la mezcla de elementos de origen africano y europeo, como el ballet y la danza moderna.
  4. Danza moderna: los movimientos de la danza moderna nacen, a principios del siglo XX, como reacción a algunas limitaciones y reglas del ballet. Se caracteriza por una mayor libertad de movimiento. La pionera de la danza moderna es la bailarina estadounidense Isadora Duncan.
  5. Baile de salón: el baile de salón es un nombre genérico que se da a varios estilos de baile en pareja, como la gafieira, la sala, la samba, la rumba, el forró, el tango y el bolero. Actualmente, hay varias escuelas que enseñan bailes de salón y clubes donde la gente se reúne para practicar y divertirse.

Origen e historia de la danza

Origen: la danza en la Prehistoria

La danza es una de las formas de expresión más antiguas del ser humano. Sus primeros registros se remontan a la Prehistoria, más concretamente al Paleolítico, también conocido como Edad de Piedra. Alrededor del año 9000 a.C., los seres humanos ya bailaban.

La prueba de ello está en el arte rupestre, un conjunto de representaciones artísticas realizadas en las paredes y techos de las cuevas. En la Prehistoria, la danza era una manifestación ritual que servía para asegurar la protección de las actividades cotidianas relacionadas con la supervivencia (como la caza y la pesca).

La danza en la Antigüedad

Al igual que en la prehistoria, la danza era muy importante en la antigüedad. En el antiguo Egipto, la danza cumplía una función religiosa y, para los antiguos egipcios, bailar era una forma de ponerse en sintonía con los dioses. Tanto la danza como la música estaban relacionadas con acontecimientos importantes de la sociedad egipcia, como el trabajo, las fiestas y los funerales.

En la antigua Grecia, la danza era una manifestación cultural que formaba parte de la vida cotidiana. Los griegos bailaban en fiestas, rituales religiosos, procesiones, bodas, etc. Dependiendo de la ocasión, estas danzas pueden realizarse individualmente o en grupo. En las obras de teatro, había bailes coreografiados.

Un hecho interesante sobre la danza en la antigua Grecia es que se enseñaba a los niños en la escuela. Se creía que tanto el deporte como la danza eran actividades esenciales para el pleno desarrollo físico y espiritual de los ciudadanos.

También hay referencias en la Biblia a danzas sagradas o profanas, como la del rey David (2 Samuel 6:14) y la de los profetas de Baal (I Reyes 18:26).

La danza en la Edad Media

El cristianismo intentó combatir la danza como un ritual de idolatría. Las manifestaciones corporales, como la danza, también podrían considerarse pecaminosas. A pesar de ello, la Iglesia no pudo prohibir la danza, que era practicada principalmente por los campesinos, pero también por la nobleza.

Las danzas medievales más comunes eran las llamadas danzas circulares o danzas en rueda. Ya en los círculos palaciegos, uno de los tipos de danza más famosos era la basse, una danza de pareja bastante popular en el siglo XIV.

Bailar en el Renacimiento

Durante el Renacimiento surgieron escuelas de danza artística. También en este periodo la danza se convirtió en objeto de estudio, con la aparición de profesores y manuales dedicados al tema.

En general, había un gran aprecio por la danza en las cortes, que incluían la danza en sus mayores festividades. Fue en esta época, en las cortes italianas, cuando apareció el ballet clásico. La primera gran representación de ballet tuvo lugar en 1581.

En el Renacimiento, la danza sigue siendo muy practicada por la nobleza, tanto en Italia como en Francia. Se trata de un tipo de baile coreografiado en el que suele participar más de una pareja.

La danza en el siglo XIX

La danza del siglo XIX estuvo marcada por el auge del vals. De origen campesino, el vals invadió los salones de la alta sociedad, pero sin dejar de provocar algún escándalo. Hasta entonces, los bailes entre parejas mantenían una cierta distancia. La cercanía provocada por el «abrazo» del vals no era vista con buenos ojos por los más conservadores.

Otro hito importante del siglo XIX es la popularización y difusión del «ballet». Hubo importantes transformaciones, como la introducción del tutú (falda de tul) y la consolidación de la llamada «danza de puntillas», que caracteriza al ballet hasta hoy.

La danza en los siglos XX y XXI

El siglo XX está marcado por la llegada de la danza moderna y la influencia de bailarines de fuera de Europa. A principios de siglo, los maestros de la danza proceden principalmente de Estados Unidos.

Precursora de la danza moderna, la coreógrafa y bailarina Isadora Duncan (1877-1927) aportó mayor libertad a los movimientos del ballet, nuevas técnicas y un vestuario más despojado.

A partir de los años 60, surge la danza contemporánea, caracterizada por la mezcla de varios estilos de danza, como los ballets clásico y moderno y el jazz. Una de las mayores señas de identidad de la danza contemporánea es la improvisación y la libertad de movimiento.

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments