in

Origen de la vida: ¿cómo lo explican las diferentes mitologías?

Mucho antes de que la ciencia comenzara a preguntarse por el origen de la vida humana, las sociedades antiguas ya hablaban de él en sus mitos y leyendas.

Los mitos de la creación son narraciones simbólicas que explican el origen del mundo y del hombre. Se encuentran en casi todas las culturas, y aunque hoy pensamos en estos mitos como historias fantasiosas, cada comunidad los consideró como un relato sagrado, que transmitía la verdad absoluta.

Estos mitos de la creación alrededor del mundo tienen muchas referencias en común, como deidades creativas, batallas, metamorfosis o separación entre dos mundos. Y como generalmente se transmitían de forma oral, cada una de estas historias tenía muchas versiones, que podían cambiar según el territorio, o incluso en interés del gobierno.

Ahora descubra algunos de estos mitos y vea cómo explican el origen de la vida.

Mitología japonesa: la historia de Izanagi e Izanami

Al principio, solo había un dios, quien, sintiéndose solo, decidió crear a los dioses hermanos Izanagi e Izanami. Estos dioses estaban encima de un puente flotante. Curiosos por lo que había debajo de ellos, los dioses hundieron una lanza joya en el océano primordial, y cuando la mecieron, una gota cayó de su punta para convertirse en una isla. Esa isla era Japón.

Luego, los dos descendieron a esta isla y comenzaron a explorarla en diferentes direcciones, creando diferentes tipos de plantas en su camino. Cuando se volvieron a encontrar, decidieron casarse y tener hijos para poblar esta tierra.

La primera de sus hijas fue una niña tan hermosa que los dioses decidieron que no podía vivir en Japón, así que la pusieron en el cielo.

Esta diosa, llamada Amaterasu, se convirtió en el sol. La segunda hija de Izanagi e Izanami se convirtió en la luna y la tercera en el mar.

Según el mito, el primer emperador de Japón fue el hijo de Amaterasu, y todos los emperadores posteriores afirmaron ser su descendiente.

Mitología nórdica: la muerte de Ymir y la creación de Midgard

Antes de la existencia de la Tierra que habitan los hombres, llamada Midgard, solo existía un gran vacío: Ginungagap. En su norte había una tierra cubierta de hielo y niebla, llamada Niflheim, y al sur estaba Muspelheim, la tierra del fuego.

Cuando el hielo y la lava de estos dos mundos se encontraron en Ginungagap, apareció el primer gigante de la mitología nórdica: Ymir. En ese momento nació una vaca, llamada Audhumla.

Un día, mientras la vaca lamía un bloque de hielo, apareció un hombre desde dentro. Este era Buri, el primero de los dioses. Su esposa Bestla también nació del hielo, y los dos tuvieron un hijo llamado Borr, quien más tarde engendró a los dioses Odin, Vili y Ve.

Odin y sus hermanos comenzaron a preocuparse por el hecho de que había más gigantes que dioses y decidieron matar a Ymir. Cuando lo hicieron, su carne se convirtió en la tierra, su sangre creó ríos y océanos, las montañas surgieron de sus huesos y su cabello se convirtió en árboles.

Su cerebro fue lanzado al aire, creando nubes, y su cráneo vacío se convirtió en el cielo estrellado. Y así fue como se creó el mundo de los humanos, Midgard.

Cuando Odin y sus hermanos fueron a pasear por estas tierras y disfrutar de su creación, vieron que faltaba algo. Luego, al ver dos troncos de árboles caídos, Odín los transformó en el primer hombre y mujer, llamados Askr y Embla, y les dio el regalo de la vida.

Vili, su hermano, les dio sentimiento y razonamiento, y Ve les regaló el don del habla, el oído y la vista.

Mitología griega: Prometeo y el castigo de Zeus

Al principio solo había vacío y Caos, y Nyx vivía allí, un pájaro con alas negras. Este pájaro puso un huevo de oro, del que emergió Eros, el dios del amor. Una parte de la corteza se elevó y se convirtió en el cielo y la otra parte en la Tierra.

Eros luego nombró al cielo Urano y la Tierra de Gaia. Luego hizo que se enamoraran.

Urano y Gaia tuvieron muchos hijos, tanto dioses como monstruos. Uno de ellos, llamado Cronos, mató a su padre y tomó el cargo de gobernante, y para que él no fuera traicionado también, siempre se tragaba a sus hijos cuando nacían.

Cuando nació su sexto hijo, su madre lo escondió para que no corriera la misma suerte. Ese hijo fue Zeus, quien cuando creció logró engañar a su padre y salvar a sus hermanos. Por lo tanto, Zeus se convirtió en líder de los dioses.

Pero todavía no había hombres ni animales en la Tierra. Entonces Zeus pidió a sus hijos Prometeo y Epimeteo que fueran a la Tierra, crearan estos seres y les dieran a cada uno un regalo.

Prometeo creó a los hombres a imagen de los dioses, mientras que Epimeteo trabajó con los animales. Epimeteo terminó su trabajo primero, dando un regalo a cada uno de los animales, y cuando Prometeo terminó su creación, no hubo más regalos para darle al hombre.

Entonces Prometeo decidió robar el fuego a los dioses y dárselo a los hombres. Zeus se enfureció cuando se enteró, y además de castigar a su hijo con sufrimiento eterno, también decidió castigar a los hombres.

Para ello, creó a una mujer muy hermosa llamada Pandora y la convirtió en la esposa de Epimeteo. Zeus le dio a Pandora una caja que nunca debería abrirse, pero ella lo hizo por curiosidad.

Cuando Pandora abrió la caja, surgieron todos los males que asolan a la humanidad hasta el día de hoy, como el dolor, la enfermedad y la codicia.

Mitología hindú: Brahma y su creación

La mitología hindú contiene muchos mitos de la creación. Uno de los relatos más importantes de la trinidad de los dioses: Brahma, Vishnu y Shiva, los dioses de la creación, la conservación y la destrucción.

Brahma creó el universo y el mundo, y decidió poblarlo con criaturas que fueron generadas a partir de su propia esencia. Su hijo primogénito, Brahmin, el sacerdote, salió de su propia boca. Chatria, el guerrero, fue hecho de su brazo derecho y de su brazo izquierdo fue creada su esposa.

Los Vaissia, agricultores y comerciantes, salieron de sus muslos, y los Sudras, sirvientes y trabajadores, salieron de sus pies. Así, además de la creación, se explicó la creación de las cuatro castas hindúes.

Mitología egipcia: las lágrimas de Tuna y el hombre

Los antiguos egipcios tenían varios mitos de la creación, que cambiaban según el territorio.

Uno de estos mitos dice que todo comenzó en las aguas del Océano Nun, de donde emergió Atum, un ser sin género que tenía un ojo que todo lo ve. Luego creó a Shu, dios del aire, y a Tefnut, diosa de la humedad.

Estos dos dioses fueron encargados de crear orden a partir del caos. Luego engendraron Geb, la tierra y Nut, el cielo. Cuando el cielo se elevó sobre la tierra, se formó el orden del mundo, pero Shu y Tefnut se perdieron en la oscuridad.

Tuna luego le quitó el ojo y lo envió en busca de sus hijos. Cuando fueron encontrados, Tuna lloró de felicidad, y en el lugar donde sus lágrimas golpearon la Tierra, nacieron los hombres.

Mitología aborigen australiana

Al principio de los tiempos, todos los espíritus de la Tierra estaban dormidos. Incluso el sol, la luz y las estrellas. Pero un día, el Gran Padre de todos los espíritus despertó a la Madre Sol, y cuando abrió los ojos, un rayo de luz se extendió hacia la Tierra.

Luego, la Madre Sol fue enviada a la Tierra para esparcir la semilla de la vida, llamada guruwari. Caminaba en todas direcciones, cultivando plantas dondequiera que fuera.

El sol también ha entrado en cuevas oscuras en las laderas de las montañas, despertando espíritus e insectos. Su luz derritió el hielo, creando ríos y arroyos.

Luego crio peces, serpientes, lagartijas, pájaros y otros animales. Después de crear todas las criaturas, las reunieron y les dieron instrucciones para que vivieran en paz. Después de eso, la Madre Sol regresó al cielo.

Al principio, los seres vivían en paz, pero pronto empezaron a sentir envidia el uno del otro. Para resolver este problema, la Madre Sol le dio a cada criatura el poder de cambiar de forma para lo que quisieran. Pero ella no estaba satisfecha con el resultado, ya que los animales comenzaron a fusionar sus formas.

Por eso, la Madre decidió que ella misma debía crear nuevas formas, por lo que dio a luz a dos hijos: el dios Estrella de la Mañana y la Diosa de la Luna, tuvieron dos hijos, que fueron enviados a la Tierra, convirtiéndose en nuestros antepasados.

Mitología de los bosquimanos africanos

Al principio, las personas y los animales vivían bajo la Tierra, junto con Kaang, el Señor de toda la vida. Todos vivían en paz cuando Kaang comenzó a planear las maravillas que colocaría en la superficie de la Tierra.

Luego creó un árbol gigantesco, con ramas que se extendían por todo el mundo, y en su base, Kaang cavó un hoyo que conducía al mundo donde vivía con personas y animales. Cuando puso todo lo que quiso en la Tierra, llevó al hombre a ese agujero.

Toda la gente se reunió al pie del árbol, impresionada por este nuevo mundo. Kaang también comenzó a ayudar a los animales a salir, para que todos fueran a la nueva Tierra.

Kanng luego reunió a todos y les dio instrucciones para que vivieran en paz. También les advirtió que no podían hacer fuego, o se afligiría un mal debajo de ellos.

Pero durante la primera noche, cuando se puso el sol y el mundo se oscureció, la gente se asustó. Tenían frío y no podían ver como animales.

Desesperados, los humanos encendieron un fuego, sin hacer caso de la advertencia de Kaang. El fuego asustó a los animales, que huyeron a las montañas, y después de eso, los hombres nunca más pudieron comunicarse con los animales.

Pedro Espinosa

Written by Pedro Espinosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Pueden los sueños predecir el futuro? Sepa lo que dice la ciencia

Caballo de Troya: la famosa estrategia de guerra utilizada por los griegos