in

¿Pueden los sueños predecir el futuro? Sepa lo que dice la ciencia

Para la ciencia, los sueños no tienen el poder de mostrar infaliblemente algo que sucederá en el futuro: por ejemplo, es imposible que un sueño revele exactamente quién va a ganar el próximo Mundial o el día exacto de la muerte de alguien.

Lo que dice la ciencia es que, aunque no pueden adivinar lo que les espera, los sueños pueden simular situaciones futuras, proponiendo posibles soluciones a nuestros problemas actuales.

Teoría del «oráculo probabilístico»: los sueños premonitorios

Los oráculos son instituciones que sirven para predecir el futuro o determinar el mejor momento para actuar. En la antigüedad, el Oráculo de Delfos fue durante mucho tiempo el templo religioso más importante de Grecia. Muchas personas, incluidos los líderes políticos, recurrieron al poder de adivinación de las sacerdotisas (pitias) antes de tomar cualquier tipo de decisión.

Pero la comparación con el oráculo no es perfecta. Utiliza el adjetivo «probabilístico» para calificar este supuesto «poder» de los sueños. Las personas que consultaron el Oráculo de Delfos en el siglo V a. C. creían que las predicciones eran infalibles y precisas. En el caso de los sueños, no se puede decir lo mismo, al menos desde el punto de vista de la ciencia.

Lo que indican los estudios es que los sueños simulan la realidad, señalando resultados que, debido a que son probabilísticos, pueden o no suceder.

Pesadillas: alertas de posibles peligros

Los sueños negativos servirían para advertir sobre posibles malos resultados para varios problemas de la vida.

Lo que sucede en los sueños humanos también ocurre, con algunas diferencias, en los sueños de los animales. Un león que vive en su habitat natural, la sabana, tiende a soñar con situaciones que involucran los tres principios de la evolución, o «imperativos darwinianos»: matar, no morir y procrear. Así, una pesadilla para un león puede ser una caza fallida o alguna situación peligrosa que ponga en riesgo su vida.

Buenos sueños: satisfacción de los deseos

Pero en el mundo animal, lo que es una pesadilla para algunos es la felicidad para otros. Si una caza fallida es la pesadilla de un león, es un excelente sueño para una cebra o un antílope, su presa favorita. La mitad de nuestros sueños son positivos, la mitad son negativos y ambos sirven como «oráculos probabilísticos».

Así como las pesadillas tienen que ver con la frustración, los sueños placenteros son aquellos en los que nuestros deseos se cumplen.

La idea de que los deseos están en la base de nuestros sueños fue desarrollada por Sigmund Freud (1856-1939) en su famoso estudio titulado La interpretación de los sueños, publicado en 1900. Según el padre del psicoanálisis, nuestros sueños son impulsados ​​por deseos. Son la realización disfrazada de los deseos reprimidos que se almacenan en el inconsciente.

Los sueños hacen más que expresar el contenido de nuestros deseos: funcionan como un dispositivo de simulación de la realidad futura. De ahí el nombre de «oráculo probabilístico».

¿Por qué el «oráculo» es hoy menos preciso?

La comparación con los animales, si bien nos ayuda a comprender el mecanismo de los sueños, no es perfecta.

Los seres humanos ya no vivimos como cazadores y recolectores, como vivía el hombre en la prehistoria. Por lo tanto, tales «imperativos darwinianos» – matar, no morir y procrear – no son suficientes para explicar los sueños humanos.

Los multiples deseos del ser humano actual

Vivimos en mundo de la cultura, sumergido en un voluminoso caldo de bienes materiales e inmateriales. Tenemos deseos que van más allá de la necesidad de mantenernos vivos, comer y reproducirnos. Incluso cuando se trata de comer, anhelamos tal o cual alimento.

Estamos asediados en todo momento por anuncios que nos dicen qué comprar, qué ponernos, qué hacer. Pasar las vacaciones en la playa, comer en ese restaurante y comprar tenis de esa marca en particular no formaban parte del abanico de deseos de nuestros antepasados ​​paleolíticos.

De la misma manera, tenemos deseos profesionales: no basta con ganar dinero para sobrevivir, queremos mejores y mejores trabajos que traigan más dinero y más prestigio. El deseo de lo que uno quiere «ser» en la vida comienza a una edad temprana, estimulado por los adultos. Y ese deseo nos acompaña, aunque sea reformulado, a lo largo de nuestra vida.

Por tanto, la realidad del hombre contemporáneo se caracteriza por una multiplicidad de deseos desconocidos tanto en el mundo animal como en otras épocas de la historia y la prehistoria humanas. En la época del Oráculo de Delfos, por ejemplo, el número de deseos era ciertamente mucho menor. En la Edad de Piedra, ni siquiera hablamos …

Un «oráculo» menos preciso: menos capacidad para «predecir» el futuro

Con la multiplicidad de deseos, el «oráculo» perdió la precisión que tenía en el pasado.

El recuento es simple: en el mundo animal, las variables son solo 3: matar, no morir, procrear. Los sueños están poblados por estos 3 elementos, estas tres preocupaciones fundamentales.

En el ser humano prehistórico, o incluso en el hombre de la antigüedad, el número de deseos también era infinitamente menor. Y si admitimos la teoría freudiana de que los sueños tienen que ver con la búsqueda de la satisfacción de los deseos, tenemos sueños que son como mosaicos, una verdadera confusión de deseos, donde es muy difícil identificar estos posibles mensajes del futuro que traen los sueños.

Cuando estamos atravesando momentos más difíciles o intensos, la tendencia es que los sueños se vuelvan más claros. Por ejemplo: si una persona está a punto de ser despedida o en vísperas de tomar una decisión importante en la vida amorosa, las posibilidades de soñar son más claras. En tales casos, hay un miedo o deseo muy claro que se destaca, y tendemos a prestarle más atención.

El hombre contemporáneo vuelve a la antigua capacidad de «predecir» el futuro, encontrando en sus sueños soluciones a sus problemas.

Los sueños favorecen la creatividad

Hoy en día es muy común que la gente cite la creatividad como la cualidad más deseada en el mundo laboral. Se ha convertido casi en un requisito previo para ser creativo para ocupar un lugar bajo el sol en una sociedad tan competitiva como la nuestra.

Vivimos en una sociedad que no sueña

El capitalismo requiere creatividad. Sin embargo, según el neurocientífico, él es el principal responsable de privarnos de un recurso fundamental para desarrollar la creatividad: los sueños.

Eso mismo: los sueños son una fuente preciosa de nuevas ideas.

El problema es que la sociedad en la que vivimos, basada en el lucro y la productividad, impone a las personas un ritmo de vida que literalmente las saca del sueño. La gente duerme poco o duerme mal. Algunos ni siquiera duermen bien. Las pantallas de portátiles y teléfonos móviles han demostrado ser malos aliados para una buena noche de sueño. En este loco ritmo de vida, hay personas que solo pueden dormir con la ayuda de pastillas.

E incluso cuando soñamos, no le damos la importancia que los antiguos le daban a los sueños. Se dice que hasta el año 1500 d.C. los sueños tenían un lugar central en la vida social. Hoy en día, tendemos a darles poca importancia, como si no tuvieran sentido y carecieran de significado.

Pero los sueños juegan un papel muy importante en la consolidación y reestructuración de nuestra memoria. En otras palabras: las cosas que hicimos y pensamos cuando estamos despiertos se solidifican como recuerdos mientras dormimos. Esto significa que no dormir y no soñar es malo para nuestra memoria.

Pero, después de todo, ¿cómo pueden los sueños contribuir a la creatividad?

Es algo así: como los sueños se alimentan de material inconsciente (como decía Freud), nos permiten acceder a nuestro «banco de recuerdos» y sus posibles combinaciones. En otras palabras: los sueños son momentos privilegiados en los que, por la mezcla de viejas ideas, pueden surgir nuevas ideas.

¿Nunca has tenido una gran idea mientras dormías? Nunca desperté desesperado por escribir un visión asombroso que apareció de la nada, en medio de una tranquila noche de sueño?

Así es. Ahora sabemos que no surge de la nada. Hay una explicación científica. Son viejos recuerdos que, cuando se recombinan, generan ideas originales. Y los sueños, favorecen esta recombinación.

 

Pedro Espinosa

Written by Pedro Espinosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Stonehenge: descubre la historia y la importancia de este monumento

Origen de la vida: ¿cómo lo explican las diferentes mitologías?