in

Que hacer para cuando no tienes nada que hacer

Cuando tienes unos minutos libres en el trabajo, estás de vacaciones o simplemente estás muy aburrido, una pregunta que surge en esos momentos es: «¿Qué hacer ahora que no tengo nada que hacer?».

Este tiempo libre puede ser muy útil, ¡si sabes utilizarlo de forma correcta! Así que, para ayudarte, hemos elaborado una lista de cosas productivas que puedes hacer cuando no tienes nada que hacer, antes de salir corriendo a abrir tu feed de tu red social favorita.

1. Mira un tutorial y aprende algo nuevo

¡Hoy en día podemos hacer cursos sin salir de casa! Hay, en internet, muy buenos tutoriales, impartidos por gente que entiende del tema, ¡y totalmente gratis!

Cuando no sabemos qué hacer y queremos ocupar nuestro tiempo en algo productivo, ¿qué tal si aprendemos a cuidar las plantas? Hay muchos tutoriales de jardinería en Internet. Si te gusta dibujar pero nunca le has prestado mucha atención, hay cursos que te enseñan a dibujar paso a paso. ¿Quieres cambiar tu aspecto y jugar con tus amigos? Haz un tutorial de maquillaje.

Hay muchas opciones en la red para los que quieren utilizar su tiempo libre para aprender cosas interesantes. Sólo tienes que buscar en Google y encontrarás un montón de cosas. ¡Incluso hay tutoriales que enseñan a hacer tutoriales!

2. Limpia el spam y la bandeja de entrada de tu correo electrónico

¿Estás esperando a que empiece tu clase, o tienes algo de tiempo antes de una reunión? Puedes utilizar esos minutos para organizar y limpiar tu bandeja de entrada de correo electrónico.

Si está demasiado lleno, es posible que no puedas hacerlo todo a la vez, pero reducir el volumen puede contribuir en gran medida a que tu correo electrónico esté más organizado.

También puedes crear marcadores en tu correo electrónico y organizar los archivos importantes por etiquetas, como trabajo, proyectos extra y personal.

Además, tu spam puede contener mensajes importantes que tu proveedor de correo electrónico ha identificado erróneamente. Unos minutos pueden ser útiles para comprobarlo y separar el spam de las cosas que simplemente se han extraviado.

3. Crea objetivos para tu vida

Tómate 10 minutos para pensar en tus objetivos, personales y profesionales. Si aún no tienes una lista de objetivos, empieza a crear una, o revísala si la tienes. Puedes crear una lista de acciones que debes realizar en las próximas semanas para hacer realidad esos objetivos.

¿Qué paso puedo dar hoy? Cuanto más te centres en estos objetivos y los revises, más probable será que se hagan realidad.

4. Limpia tu escritorio o estudio

Puedes dedicar unos minutos libres a ordenar tu escritorio, deshaciéndote de los papeles o de cualquier desorden, y organizando los objetos que hay en tu escritorio y alrededor de él. Cuando trabajamos en lugares organizados, no sólo el entorno es más satisfactorio, sino que tenemos menos distracciones y somos más productivos.

Si te entusiasma la idea de ordenar, también puedes aprovechar para retirar de tu estantería los libros que sabes que no vas a leer, o eliminar las aplicaciones que ya no utilizas en tu teléfono.

5. Deshazte de las cosas que ya no usas

Este consejo es importante, y aunque pueda parecer un poco pesado hacerlo, puedes confiar en que merece la pena. Dependiendo de tu estado de ánimo y de tu humor, esta tarea puede llegar a ser incluso bastante divertida.

Tu objeto de ordenación puede variar mucho. ¿Has intentado alguna vez rebuscar en tu cartera, bolso o mochila? Acumulamos tantos papelitos y baratijas con el tiempo que a veces es bueno vaciarlos. Pero puedes ser más atrevido y hacer esta limpieza, por ejemplo, en tus cajones, en tus armarios… ¿qué tal si donas la ropa que no usas a alguien que la necesita?

6. ¡Intenta cocinar algo sabroso!

Una cosa estupenda para hacer cuando no tienes nada que hacer es arriesgarte en la cocina. Aprender a cocinar cosas nuevas, además de dar resultados deliciosos, es siempre algo muy productivo.

No hace falta que te diga dónde buscar grandes recetas y consejos de cocina, ¿verdad? Internet está lleno de vídeos con cocineros de renombre que enseñan recetas básicas y, en la mayoría de los casos, con ingredientes sencillos que solemos tener en casa.

¿Ponernos el delantal de la abuela y ponernos a trabajar? Además de ser productivo, ¡suele ser muy divertido!

7. ¡Empieza un diario!

Incluso si no te gusta mucho escribir, vale la pena el esfuerzo. Llevar un diario es productivo en muchos sentidos. Ejercemos la escritura, exponemos sin censura nuestras ideas (y sentimientos) y registramos nuestro día a día para que en el futuro podamos saber lo que pensamos en el pasado.

Escribir un diario es una gran afición. ¡A quien lo tiene le encanta! Y para empezar, sólo tienes que coger un cuaderno nuevo, poner la fecha en la parte superior de la página y anotar allí todo lo que quieras sobre tu día: tus experiencias, descubrimientos, aprendizajes, pensamientos, etc.

Verás que de ahí saldrán grandes conocimientos sobre ti mismo, además de ser una rica fuente de ideas para quienes desarrollan actividades creativas. Los grandes escritores, los grandes científicos, suelen llevar diarios. ¿Por qué no utilizar tu tiempo libre para iniciar uno?

8. Cambia el aspecto de tu habitación

¿Has intentado alguna vez dar un cambio de imagen a tu habitación? Cambiar la posición de la cama, quitar ese viejo cuadro que ya no te gusta, instalar una nueva estantería para tus libros, pintar la pared de un nuevo color… Las posibilidades son infinitas. Reorganizar los muebles puede ser el principio de todo.

¿Y por qué es eso productivo? Porque el cambio suele ser bienvenido en nuestras vidas. Cambiar el aspecto de la habitación, con el objetivo de renovar el espacio y la organización, puede dar un refresco al ambiente. Intenta hacerlo, si lo consideras necesario. Utiliza tu creatividad e intenta salir de tu habitación con tu cara.

9. Ver un documental

Las películas son distracciones súper productivas en momentos en los que no hay nada que hacer. Los documentales, en particular, tienen la ventaja de retratar (por supuesto siempre desde un determinado punto de vista) hechos históricos y biografías, sirviendo como una importante fuente de conocimiento.

Los documentales suelen cuestionar temas muy relevantes y nos hacen reflexionar sobre el mundo. Por ejemplo, el documental American Factory, ganador de un Oscar en 2020, problematiza las relaciones laborales y el encuentro entre culturas filmando la vida cotidiana de una fábrica en EEUU.

La edición de 2018 de The Game Changers presenta relatos de atletas de alto rendimiento y muestra los beneficios de una alimentación saludable, criticando ciertos prejuicios alimentarios. Ambas películas están disponibles en Netflix.

No faltan buenas películas, disponibles en línea en las plataformas de streaming, que nos hacen pensar críticamente sobre el mundo.

10. Haz secuencias cortas de ejercicios físicos

¿No tienes nunca tiempo para hacer ejercicio? Sabe que 10 minutos son suficientes para hacer algunas flexiones y abdominales.

También puedes probar algunas posiciones de yoga o estiramientos. Si haces esto 2-3 veces al día, notarás una gran diferencia en tu día, y en tu postura.

11. Salir a pasear

A veces incluso tenemos cosas que hacer, pero no podemos concentrarnos en nada. En ese momento, puedes levantarte e ir a dar un paseo. Puedes hacerlo en cualquier lugar, incluso dentro de una oficina, y además de despejar la mente y relajarte, es una buena forma de estirar las piernas.

Si tienes más tiempo libre, puedes aprovechar para pasear por alguna parte de tu ciudad que aún no conozcas bien.

12. Desafía a tu cerebro

Normalmente, cuando no tenemos nada que hacer, acabamos tirados en el sofá y recurriendo a la televisión y a las redes sociales. No hay nada en contra de eso. Hay muchas cosas productivas en la televisión y en las redes sociales. Pero aquí estamos hablando de actividades productivas diferentes, que se salen un poco de la rutina.

Y nada más productivo que poner a trabajar nuestra materia gris. ¡Desafía a tu cerebro! ¿Has jugado alguna vez al Sudoku? El sudoku es un juego individual de lógica y razonamiento con números. ¡Es extremadamente adictivo! Otro pasatiempo asombroso, y súper desafiante para nuestras capacidades intelectuales, es el buen y viejo crucigrama.

Hay sitios en Internet con juegos de Sudoku gratuitos, como éste: sudoku.com. Recomendamos empezar por el nivel fácil y leer bien las instrucciones antes de empezar.

13. Actualiza tu perfil en las redes sociales

Puedes aprovechar un momento de aburrimiento para actualizar tus cuentas en las redes sociales. Pero tenlo claro, esto no es lo mismo que desplazarse por tu feed de Instagram.

Cuando no estamos buscando trabajo, es normal que nos olvidemos de actualizar los perfiles, como el de LinkedIn. Pero puedes tomarte un día lento en el trabajo o en la escuela para revisar lo que has escrito allí antes, y actualizarlo con las cosas que has estado haciendo.

Para cuando lo necesites de nuevo, tendrás mucho menos trabajo que hacer. Mantenerla al día también puede ser útil para hacer nuevos contactos que te ayuden en tu trabajo actual.

14. Apúntate a un seminario web o a un curso online

Hay numerosas oportunidades de aprender online, sin tener que salir de la comodidad de tu casa. Puedes empezar por apuntarte a un seminario web, o a algún curso corto online. Un tiempo de 1 ó 2 horas puede ser suficiente para mejorar tus habilidades en un área determinada.

Hay muchos cursos, libros electrónicos y tutoriales en Youtube, que son gratuitos. Algunos profesionales incluso han utilizado la herramienta en directo en Instagram, o han hecho pequeños tutoriales en Youtube, dando consejos rápidos sobre edición de fotos, codificación en HTML, en el uso de hojas de cálculo o para aprender nuevos idiomas, entre otros varios temas.

15. Practica algo de meditación

No necesitas una esterilla de yoga para hacer esto. Y puedes hacerlo en cualquier lugar, incluso sentado en tu sofá.

Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Puedes programar una alarma de 10 minutos, e intentar relajarte y deshacerte de tus pensamientos mientras tanto. Un poco de tiempo de meditación puede ser extremadamente refrescante para tu cabeza.

16. Haz una copia de seguridad de tu disco duro

Nadie es inmune a un problema informático, y a veces pueden ser un verdadero dolor de cabeza si pierdes documentos importantes, o fotos de ese viaje.

Aprovecha tu tiempo libre para respaldar tus materiales. Puedes poner los archivos y trabajos en la nube, o pasarlos a un HD externo. Si está en tu ordenador del trabajo, también puedes enviarlo a los servidores de la empresa. Así, si ocurre algún imprevisto, tus archivos estarán a salvo.

17. Actualiza las aplicaciones de tu teléfono

Las aplicaciones para teléfonos inteligentes están cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana, ayudándonos en actividades como llamar a un taxi, comunicarnos, planificar un viaje u organizar las finanzas.

Sin embargo, a veces descargamos una aplicación para una actividad momentánea, y ya no la necesitamos. Pero sigue ahí, ocupando espacio en nuestra memoria. Tómate unos minutos libres para revisar tu lista de aplicaciones, ver cuáles te siguen siendo útiles y actualizarlas a su última versión.

18. Crea una lista de libros relacionados con tu campo

La lectura es una de las formas más clásicas de mejorar en alguna materia. Siempre hay libros nuevos e interesantes escritos por expertos y líderes en cada campo.

Cuando te sientas aburrido, es un buen momento para empezar a crear una lista de autores y libros que te gustaría leer. Así, cuando vayas a empezar una nueva lectura, no necesitarás mucho tiempo para decidirte.

19. Elimina las tareas rápidas

Aunque no tengas suficiente energía para empezar una gran tarea en un momento dado, puede que tengas la suficiente para hacer una pequeña.

Si tienes una lista de tareas diarias, o semanales, marca los elementos que pueden hacerse rápidamente, como hacer una llamada telefónica o enviar un correo electrónico.

20. Lee artículos cortos que te interesen

Haz una carpeta con buenos artículos y artículos de revistas para leerlos después. Llévalos contigo en tu ordenador, o imprímelos, y siempre que tengas un momento libre, ponte a leer uno de estos artículos.

Si el texto está en Internet, también puedes marcar el sitio para leerlo cuando tengas tiempo libre.

21. Poner tus citas en una agenda

A veces perdemos algunas citas simplemente porque nos olvidamos de apuntarlas en algún sitio. Puedes utilizar tu tiempo libre para poner estas citas en un calendario.

También puedes fijar fechas para algunas actividades que has estado esperando hacer, como programar esa cita con el médico o el dentista.

Si tienes mucho tiempo, puedes incluso hacer algunas cosas para las que no tenemos tiempo a diario, como cambiar el aceite del coche o ir a la peluquería.

22. Escucha podcasts

Los podcasts son una forma increíble de pasar el tiempo en el autobús, en el coche o esperando en la cola del banco. Puedes descargarte podcasts sobre temas que te interesan y escucharlos cuando no tengas nada que hacer.

Hay muchos temas diferentes, como negocios, comedia, ciencia y otros. Es una forma estupenda de pasar el tiempo aprendiendo algo nuevo, o simplemente relajándose.

Ahora, cuando no tengas nada que hacer, puedes consultar esta lista y pronto encontrarás algo productivo para ocupar tu tiempo.

Marina Rodriguez

Written by Marina Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 defectos de una persona que podrían verse como cualidades

Amon Ra

Amón: el dios más misterioso y poderoso del Antiguo Egipto