InicioSalud¿Qué hacer si tienes una relación y te enamoras de otra persona?

¿Qué hacer si tienes una relación y te enamoras de otra persona?

Nadie es inmune a enamorarse de otra persona, aunque lleve años de relación. ¿Qué hacer en estos casos? Cómo saber si merece la pena el riesgo

Nadie está libre de enamorarse de otra persona a pesar de tener otra relación. De hecho, las estadísticas dicen que esto es más habitual de lo que crees. Según una investigación realizada por cuatro universidades americanas (Columbia, Indiana, Kentucky y Lexington) con mujeres casadas o con relaciones de más de 3 años, en el 70% de los casos revelaron haber sentido atracción por otra persona que no era su pareja.

A menudo, cuando esto ocurre, la persona está perdida, sin saber qué hacer. El primer paso es comprender que no significa necesariamente el fin de la relación. Es importante saber que hay fases en la vida de pareja y una actitud inteligente es tomarse el momento de reflexionar sobre los posibles problemas a los que os enfrentaríais en vuestra vida en común, sobre todo si ya habéis dejado la fase de la pasión, esa inicial, en la que no solemos ver (o negar) los defectos de la pareja, estando atentos sólo a las cualidades.

Es importante que te preguntes qué es lo que mantiene tu interés en la otra persona. Una de las razones más comunes suele ser la atracción a la novedad, ya que las relaciones de larga duración acaban cayendo en una especie de rutina y la novedad es, sin embargo, una promesa de revivir la intensidad de los primeros meses de la relación, siendo algo que inquieta y motiva a la vez. En este sentido, no olvides que todas las relaciones pasan por el mismo ciclo, es decir, que cuando se está en la fase de la pasión nunca hay ojo para los problemas.

También es habitual reaccionar a la fase de estabilidad de la relación, cuando suelen surgir las discusiones, la necesidad de ajustes y las rutinas, con impaciencia y cierto aburrimiento. Cuando esto ocurre, los defectos de la otra persona acaban adquiriendo una dimensión irreal, y la otra persona materializa precisamente todo lo que te gustaría tener y no tienes. El problema es que suelen ser idealizaciones.

Si lo que sustenta tu atracción por otra persona no encaja en las situaciones enumeradas anteriormente, se recomienda que sigas profundizando en la reflexión, para averiguar si es amor o no, y actuar en consecuencia:

  1. Averigua si estás bien contigo misma/o: asegúrate de que todo va bien en las demás esferas de tu vida antes de responsabilizar de la frustración o infelicidad que sientes a la relación actual. Intenta averiguar si el hecho de que te estés enamorando de otra persona no te está indicando que lo que necesitas es un cambio de vida, porque estás pasando por un momento emocional complicado (monotonía, depresión) y piensas que lo que no funciona es la vida en pareja.
  2. Asegúrate de que el sentimiento es real: el interés y la atracción pueden ser fugaces, fruto de la rutina de una relación duradera. Si lo que echas de menos es la intensidad de la pasión, pon en una balanza todo aquello a lo que puedes renunciar por un sentimiento que durará unos meses, ya que la rutina llegará, irremediablemente; será una nueva rutina, pero el deslumbramiento no durará para siempre. Sin embargo, si el sentimiento es real y crees que merece la pena luchar por él, entonces es importante que des el siguiente paso: poner fin a la relación actual.
  3. Piensa en lo que sientes por tu pareja: si ves a tu pareja más como un amigo que como un amante, si te imaginas tu vida sin él, si el fin de la relación supone la pérdida de una condición cómoda, es importante pensar si el amor ha llegado a su fin, aunque haya afecto y cariño. Es contraproducente seguir alimentando esa relación. Sin embargo, si sientes que hay amor, puede ser el momento de esforzarse por superar las diferencias y fortalecer el vínculo de pareja.
  4. Sé sincero: Si hay cosas que te molestan en la relación, es importante tener una conversación sincera, hablar de los problemas y saber escuchar lo que tu pareja tiene que decir. Ambos tenéis que estar dispuestos a intentar superar las diferencias y mejorar la calidad de la convivencia. La comunicación es uno de los pilares para el éxito de una relación y, ante las dificultades, siempre es posible buscar el apoyo de una terapia de pareja.
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments